Saltar al contenido
>

Energia masculina

El divino femenino y el divino masculino son dos energías poderosas que están disponibles para todos nosotros en todo momento.

La divina femenina es la fuerza vital creativa que existe en cada uno de nosotros y está esencialmente basada en el amor. El divino masculino es la conciencia pura y también está basado en el amor.

Debido a estos hechos, ambas energías tienen una energía extremadamente pura y curativa.

La diferencia entre lo divino femenino y lo masculino

De nuevo, todo el mundo puede tener la misma energía masculina sin importar el género.

Lo divino femenino y lo divino masculino se consideran como el Yang y el Yang, y ambos son necesarios en equilibrio pero diferentes entre sí.

El exceso de energía femenina puede resultar en indecisión y falta de acción. Demasiado masculino también puede resultar en dominación e incluso guerra, dijo.

El objetivo debe ser siempre encontrar una combinación óptima de ambos.

¿Qué es el divino masculino?

La noción de lo divino masculino tiene su origen en los arquetipos masculinos que se encuentran en una gran variedad de tradiciones espirituales, como el hinduismo, la mitología griega y las creencias cristianas.

Estas figuras representan la masculinidad divina en sus rasgos de carácter.

Lo masculino divino es un arquetipo e implica a hombres y mujeres.

A pesar de sus orígenes masculinos estos arquetipos sirven más como referencias de lo que es realmente la masculinidad divina, y esto nos llevará a lo siguiente.

Lo divino masculino es la energía que anima la creación y da vida.

Es la energía de la acción y el movimiento, la acción que crea el cambio. El divino masculino es activo, asertivo y autoritario.

A lo largo de la historia se pueden ver ejemplos del divino masculino en acción:

  • Los faraones de Egipto erigieron grandes monumentos para su propia gloria.
  • Los templarios crearon una formidable orden militar que protegía a los peregrinos cristianos en su camino a Jerusalén.
  • Napoleón Bonaparte condujo su ejército a través de Europa, conquistando naciones y estableciendo un Imperio francés que duró hasta la Primera Guerra Mundial.
  • Winston Churchill lideró a Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial, conduciéndola a través de su hora más oscura con fuerza y determinación.

Energía masculina y femenina en las relaciones

La energía masculina es activa. Es asertiva y se centra en conseguir resultados. Suele asociarse con la fuerza, el liderazgo y el poder.

La energía femenina es receptiva. Es tranquila, intuitiva y nutritiva. Se asocia con la gracia, el amor y la belleza.

En las relaciones entre dos personas, suele haber dos energías diferentes en juego: la masculina y la femenina.

Estas energías pueden complementarse o chocar en una relación. Cuando chocan, suele ser porque la energía masculina de una persona domina a la energía femenina de la otra.

Cuando las personas tienen diferentes niveles de energía masculina y femenina en su interior, es importante que encuentren a alguien que tenga la misma cantidad de energía masculina y femenina en su interior para que puedan equilibrarse mutuament

Equilibrio de las energías masculina y femenina

La energía masculina es la fuerza de acción en el mundo. Es la fuerza que crea el cambio y hace avanzar las cosas.

La energía masculina se dirige hacia fuera, hacia el mundo, mientras que la femenina se dirige hacia dentro, hacia nosotros mismos.

La energía masculina se centra en hacer cosas y realizar cambios, mientras que la femenina se centra en ser y llegar a ser.

En las relaciones, las energías masculina y femenina se equilibran por su naturaleza complementaria.

Cuando las energías masculina y femenina se unen, crean un todo completo, una asociación equilibrada.

La energía masculina toma lo que quiere de la vida a través de la acción, mientras que la energía femenina recibe de la vida entregándose a su flujo.

Cuando las energías masculina y femenina se unen, forman una sinergia asombrosa que produce milagros, ¡incluso milagros curativos!

¿Qué es la energía masculina en una relación?

La energía masculina es la energía de la acción, el movimiento, la dirección y la creación. Es la energía del sol y del cielo.

Es la fuerza que mueve montañas, convierte rocas en arena y crea océanos. La energía masculina consiste en actuar y hacer que las cosas sucedan.

En las relaciones, la energía masculina consiste en ser asertivo y tomar las riendas. Se trata de asumir la responsabilidad de tus propios actos en lugar de culpar a los demás de tus errores o fracasos.

Los hombres con mucha energía masculina suelen ser considerados líderes porque saben lo que quieren y cómo conseguirlo.

No les asusta el trabajo duro ni asumir riesgos para conseguir sus objetivos. Las mujeres con mucha energía masculina suelen ser vistas como «rompepelotas» porque no aceptan tonterías de nadie.

Los hombres con demasiada energía masculina pueden ser dominantes y abusivos con sus parejas; sin embargo, cuando están bien equilibrados con la energía femenina, los hombres con energía masculina pueden ser extremadamente atractivos.

La energía masculina puede ser positiva o negativa. Si alguien tiene demasiada energía masculina en su personalidad, puede parecer agresivo o insensible.

Por otro lado, si alguien tiene muy poca energía masculina en su personalidad, puede parecer que carece de propósito o dirección en la vida.

La mayoría de los hombres y mujeres deberían encontrarse en un término medio entre estos dos extremos.

Un hombre con una cantidad equilibrada de energía masculina se sentirá seguro de su capacidad para cuidar de sí mismo y de su familia, a la vez que sentirá compasión por los que le rodean.

Una mujer con una cantidad equilibrada de energía femenina se sentirá lo suficientemente independiente como para cuidar de sí misma y, al mismo tiempo, abierta a recibir el amor de los que la rodean.

La energía masculina es la parte esencial del hombre. Es su poder o fuerza, su capacidad de acción y su capacidad de responsabilidad.

Se ha demostrado que la energía masculina es la fuerza que está detrás de muchos de los grandes logros de la historia. Es como un poderoso cohete que puede mover montañas, pero si no tiene dirección, caerá al mar.

La mayoría de las veces, la energía divina femenina y masculina están heridas debido a diferentes experiencias vitales, relaciones emocionales o traumas que quedaron sin sanar o parcialmente sanados. – La energía divina femenina y masculina

¿Cuáles son los rasgos de la energía masculina?

La energía masculina siempre buscará el equilibrio. Quiere crear armonía en el mundo y en nosotros mismos.

Puede describirse como racional y lógica, mientras que la femenina sería emocional e intuitiva.

El Divino Masculino ha sido suprimido durante miles de años por las religiones que nos han enseñado a reprimir nuestras emociones, sentimientos e intuición (todos ellos aspectos de lo femenino).

Esta represión ha creado un desequilibrio entre las energías masculinas y femeninas en la sociedad, así como dentro de nosotros mismos.

El desequilibrio entre las energías femenina y masculina ha sido responsable de muchas guerras a lo largo de la historia porque la gente ha olvidado lo que significa vivir en armonía unos con otros en lugar de unos contra otros.

Tiene tendencia a centrarse mucho en los resultados: si quieres que algo se haga bien, ¡hazlo tú mismo!

Si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo, ¡porque nadie lo hará tan bien como tú!

Cuando esto domina nuestras vidas, nos convertimos en adictos al trabajo o trabajamos hasta morir prematuramente.

Nos volvemos muy controladores en nuestras relaciones con otras personas y tratamos de dominarlas controlando sus vidas a través de la microgestión o haciéndolas sentir mal consigo mismas para que podamos sentirnos mejor con nosotros mismos.

¿Se hiere la energía masculina?

El concepto de masculino herido existe desde hace tiempo. La idea es que los hombres han sido heridos por las mujeres y por la sociedad.

A los hombres no se les ha permitido ser ellos mismos, expresar sus sentimientos o mostrar emociones. Por eso suelen tener miedo de sus emociones y sienten que tienen que ser duros.

Los atributos masculinos heridos en un hombre serían:

  • Tiene apego al éxito
  • Teme el fracaso
  • Necesita tener razón en todo momento
  • Puede ser agresivo y utilizar una comunicación violenta
  • Es frío y distante
  • Puede ser crítico y crítico
  • Egoísta
  • Está atrapado en la mente
  • No está en contacto con sus emociones y su corazón
  • Puede ser vengativo
  • Está desconectado de su energía femenina
  • Estos son los atributos del masculino sano en un cuerpo masculino:
  • Sin juicios
  • Comprometido y poderoso
  • Integridad profunda
  • Humilde
  • Centrado y disciplinado
  • Fundamentado
  • Honesto
  • Responsable
  • Compasiva

Éstos son algunos de los atributos de la mujer herida:

  • Es manipuladora
  • Controla a las personas
  • Busca validación externa
  • Carece de confianza en sí misma
  • Está desesperada por amor
  • No tiene límites
  • Es insegura, puede estar enfadada, ser vengativa y amargada
  • Es celosa
  • Está atrapada en el victimismo
  • Estos son algunos de los atributos femeninos divinos saludables:
  • Perdona
  • Tiene límites fuertes
  • Es auténtico
  • Es receptiva
  • Es vulnerable
  • Es cariñosa y solidaria
  • Es creativa e intuitiva
  • Es compasiva

Algunas mujeres pueden estar en parte heridas y en parte sanas, con diferentes grados y variaciones de esos atributos.

Entonces, ¿qué es la energía masculina?

La energía masculina es lo que mantiene el mundo en equilibrio, es pneuma, que literalmente se traduce como espíritu. Es fuego, calor, aire y movimiento. Es lo que da forma al entorno que te rodea y te motiva a actuar.

No significa fuerza física o inteligencia superior, sino una fuerza espiritual que se obtiene mediante la disciplina de la mente y el cuerpo. Es la fuerza motriz de la creación.

En pocas palabras, es el aspecto energético de la deidad que da poder e inspira a los seres humanos para lograr lo máximo.

Es una cualidad divina que te da el poder de crear grandes cosas en el mundo y no tiene nada que ver con cuánto dinero ganas, lo fuerte o en forma que estás o cualquier otra cosa por el estilo. Es una parte innata de tu ser. Naciste con ella.

La energía divina masculina y la energía divina femenina existen en todas las cosas, incluidas las personas.

No hay que confundirlas con lo masculino y lo femenino: todos podemos acceder a las energías divinas femenina y masculina, y parte del camino espiritual consiste en equilibrarlas.

He aquí una introducción a la energía divina masculina, además de cómo aprovechar la tuya.

Cómo despertar el divino masculino interior

¿Sientes que te falta energía divina masculina en tu vida? Aquí tienes algunas formas de despertarla:

Utiliza afirmaciones

Las afirmaciones son herramientas poderosas para cambiar tu mentalidad y activar ciertas partes de ti mismo.

En el caso del divino masculino, puedes pensar en afirmaciones relacionadas con algunos de los rasgos masculinos antes mencionados, como la fuerza, la disciplina y la lógica. Aquí tienes un puñado para empezar:

  • Soy un guerrero.
  • Soy un maestro de la autodisciplina.
  • Veo las cosas con claridad y objetividad.
  • Tengo confianza en mí mismo.
  • Sé cuándo pasar a la acción.

Asumo riesgos con confianza

El divino masculino no rehúye un poco de riesgo. Si eres alguien que tiene muchas ideas geniales, por ejemplo, pero tienes miedo de exponerlas al mundo, las cualidades divinas masculinas son necesarias para hacer realidad tu visión y cumplir tus objetivos.

Esté dispuesto a correr riesgos, espere lo mejor, pero no se apegue al resultado. Lo que está destinado a ti será, así que confía en que las cosas saldrán como deben y ve a por ello.

Empieza donde estés

Del mismo modo, estate dispuesto a empezar donde estás, incluso cuando no te sientas preparado al 100%.

El exceso de energía femenina puede causar estancamiento e inacción, así que en caso de duda, haz algo.

Se trata de ser capaz de autoafirmarse pero manteniendo esa integridad con lo que eres: tener confianza y no restarle importancia.

Trabaja con maestros, arquetipos y deidades masculinos

Piensa en las áreas en las que te sientes fuerte, en las que puedes tener dificultades y en cómo te afectan los patrones.

Averigua en qué áreas quieres trabajar y recurre a arquetipos masculinos divinos, deidades o incluso maestros modernos que te ayuden a inspirarte.

Pregúntate qué puedes aprender de estos arquetipos y cómo puedes integrar algunas de sus energías sin dejar de ser fiel a ti mismo.

Menos interiorización y más acción

Junto con asumir riesgos y empezar donde estás, es importante empezar a reconocer cuándo estás manteniendo muchas ideas internas y queriendo perfeccionarlas antes de sacarlas al mundo.

Un enfoque que podría ayudar, señala, es apoyarte en tu intuición para que te diga cuándo pasar a la acción, ya que esto también se apoya en lo femenino, pero simplemente intenta reconocer cuándo puedes estar dándole demasiadas vueltas.

Cura tu relación con lo masculino

Tal vez has tenido malas experiencias con lo masculino antes, ya sea el resultado de tus interacciones con hombres, personas demasiado agresivas o incluso tu padre.

Analiza esos momentos en los que puedes estar atascado en una reacción histórica a lo masculino, sobre todo si has tenido problemas para encarnarlo antes.

Profundiza en tus propias ideas sobre qué es lo divino masculino, por qué es importante y cómo puedes empezar a integrarlo.

Defiéndete

Y por último, recuerda que a veces tenemos que poner límites y defendernos, aunque eso signifique presionar a otra persona.

No es que quieras hacer daño a nadie, pero cuando no defendemos aquello en lo que creemos, en realidad nos hacemos daño a nosotros mismos.

Sin duda, hay momentos en los que tendrás que luchar, y eso está bien.

  • spotify
  • youtube

Desarrolla tu masculinidad con nosotros

Si te interesa la mejora personal en todas sus formas, únete.
Una comunidad de multipotenciales que aprende y se divierte.

Únete a la comunidad

  • Comunidad: canales de daygame, relaciones, psicología…
  • Podcast premium: episodios sólo para miembros.
  • Boletín privado: los únicos correos que mandamos.